La iglesia y su arte

coro3

La iglesia parroquial de Villalba de la Lampreana es el punto de mayor concentración de obras de arte de la localidad.L a fábrica es moderna, destacando una gran torre; pero es el interior lo verdaderamente interesante, pues nada más entrar llama poderosamente la atención el coro, donde sobresalen el suelo y las vigas del artesonado, con flores entalladas pertenecientes al siglo XVI. Si en el coro hay estos detalles, bien pudieran ser la muestra de un rico artesonado de la época, que las modas posteriores del siglo XVII y XVIII de cubrir con bóvedas, nos prive de contemplar una cubierta que bien pudiera ser excepcional dado lo que tenemos a la vista.
 

Baptisterio y su ornamentación de la cúpula de cañón

 

Bajo el coro, se encuentra el baptisterio, separado del resto de la iglesia mediante enrejado de madera, en cuyo interior se encuentra la pila bautismal, y cuyo suelo está empedrado al modo antiguo, con canto rodado. Todo el techo es una bóveda de cañón, que hace de base para la primera altura de la torre. Por tanto se encuentra ubicado justo en la torre. Toda la bóveda está decorada con pinturas paganas, en tonos grises y negros

 

 

retabloevangelio

Hay que destacar, en el lado del evangelio, un retablo formado por banco y dos cuerpos, frisos muy anchos con grotescos y guarniciones sobre los tableros y columnas llenas de adornos; sus tablas son del estilo de Berruguete, corriendo posteriores a las de Pajares, y representan pasajes de la vida de la Virgen María. Está fechado en 1530 y ha sido restaurado

 

.

 

Retablo llamado de San Pedro Al lado de la epístola nos encontramos con otro retablo, de la segunda mitad del siglo XVI, que se compone de dos cuerpos, dórico y jónico, los fustes estriados y en espiral, y el tercio inferior de talla según el estilo de Becerra. En el banco, relieves de virtudes y en el nicho central una talla de San Pedro, sentado, que no corresponde al retablo; parece ser que procede de una ermita que existió en el lugar, y que como otras de las figuras fue traída cuando desaparecieron. Las pinturas de este retablo aluden a Santiago, son de estilo italiano y no mejores que las del anterior. Una talla interesante que debemos recordar siempre es la de un crucifijo con cuatro ángeles volando.

 

Vista general desde el Coro Pero hay algo que embarga al visitante; es una cierta y abrumadora grandiosidad que resplandece por toda ella, es como un bello y escondido museo que se abriese al visitante en un momento de espiritual intimidad.

Todo el esplendor deriva de su antigua pertenencia a la Orden de Santiago, cuyas cruces heráldicas son bien visibles en el interior del templo, en retablos y sepulturas y como emblemas pétreos en la portada.

Son lugares donde se aprecia la cruz de santiago: El retablo del altar mayor (varias cruces), el pecho de San Fernando, todos los retablos, la sepultura del arcipreste, el cuadro de las ánimas, todas las cristaleras que hay en las diferentes capillas y baptisterio,   puerta de entrada de la iglesia como un grabado sobre la piedra, en la parte central de la torre, también grabada en piedra, en la veleta, y en muchos sitios más

 

animas

 

El cuadro de Animas se encuentra junto al coro, del lado del evangelio, y representa las ánimas del purgatorio.  Es un cuadro grandioso a cuya izquierda se representa a la virgen y a la derecha un monje, que podría ser el Prior de la Orden, portando el estandarte con la enseña de la Orden, que ayuda a la Virgen a salvar almas del purgatorio. Ambos personajes son ayudados por ángeles. Este cuadro es muy parecido al que se encuentra en la iglesia de Fontanillas de Castro, de forma que en un primer vistazo parecen iguales, si bien los condenados en el purgatorio, aunque tienen las mismas caras, como la virgen y el prior, se presentan en escorzos diferentes; además, el de Fontanillas parece una versión mejorada del de Villalba, ya que en aquél aparece la Santísima trinidad y algunos ángeles más en un añadido sobre las cabezas de la Virgen y el Prior.Sobre el marco del cuadro, rematando la parte superior aparece, de nuevo la cruz de la Orden de Santiago

 

 

 

 

cupula2

Es de destacar también la bóveda principal, que permite la entrada de la luz al centro del templo. Fué destruida por un rayo, y restaurada, por lo que falta la cúpula de remate final, y fueron dañadas parte de las pinturas, que representan a los apóstoles. En lugar de la cúpula pequeña, que fué destruida por el rayo, se cerró y se dejaron unas ventanas de ojo, por las que actualmente penetra la luz. En la fotografía de la izquierda puede apreciarse la parte destruida y como quedó tras la reparación.

 

 

 

 

cupula1

En época reciente, aprovechando que se procedía a pintar el interior de la iglesia  se han recuperado las pinturas que rellenaban las pechinas que soportan la cúpula, y que durante muchos años estuvieron cubiertas con cal. De igual forma se recuperaron otras pinturas que estaban pintadas al fresco en las diferentes alas de la iglesia y también estaban cubiertas con cal.

En dichas áreas se representan 4 Santos de la Iglesia, los conocidos como padres de la Iglesia Latina, San Jerónimo, San Agustín, San Ambrosio y San Gregorio.

 

 

 

Iconografía jacobea


 

Retablo de San Pedro, parte inferior 1.- Retablo que consta de predela, dos cuerpos y tres calles. En las calles laterales, cuatro tablas manieristas de los primeros años del siglo XVII, con episodios de la leyenda de Santiago. En la primera de ellas se narra la decapitación del santo. Es una composición que emplea las diagonales —en aspa—. En el centro, arrodillado el apóstol a punto de sufrir el martirio, por la espada, a manos del verdugo, el cual está de espaldas al espectador. Arrodillado, Josías. Herodes, rodeados de soldados, preside la ejecución. La segunda de las tablas, en el lateral inferior izquierdo, describe el traslado por mar del cuerpo decapitado del apóstol. La escena se desarrolla en un mar agitado. En una pequeña embarcación tres discípulos acompañan los restos de Santiago; sobre la proa, la cabeza del santo.

 

 

 

 

La tercera de las tablas relata  la deposición del cuerpo en la piedra que, según la Leyenda, adoptaría la forma del sepulcro. Los discípulos —dispuestos simétricamente— colocan sobre el mármol el cuerpo del Apóstol, mientras otros dos personajes asisten a la escena. Al fondo, en un segundo plano, se refiere el episodio de los toros mansos. La cuarta tabla representa a Santiago en la batalla de Clavijo, poniendo en fuga al ejército mahometano. El santo va ataviado como peregrino, portando morral y sombrero con venera. La espada larga, con empuñadura similar a los brazos del la Cruz de la Orden que porta el estandarte. La imagen iluminada de caballo, jinete y estandarte contrasta con el fondo oscuro. Los cuadros parecen ser obra de Bartolomé Morán, pintor de Benavente, en los primeros años del siglo XVII, según datos del archivo parroquial, hoy en Zamora, comunicados por el párroco de la localidad. Las imágenes de San Pedro y el crucifijo, situadas en las calles centrales del retablo, proceden de otras iglesias de la zona.

Tablas: 132 x 87 cm.

 

 

 

santiagocaballo 2.- Santiago en la batalla de Clavijo. Ubicado en el retablo del altar mayor. El santo porta sombrero de ala ancha, túnica larga y palio. Ha perdido la espada que empuñaría en su mano derecha. El caballo realiza una corveta y a sus pies, vencidos, se disponen tres mahometanos que visten a la romana, uno materialmente pisado por los cascos del caballo. La obra del Altar Mayor es encargada primero a un maestro toresano que se encarga, por la cantidad de 150 reales del diseño de dicho altar,  cuya ejecución se encarga en 1761 al tallista benaventano Lorenzo Ibán, al que se adelantan 1.600 reales como primer pago por la realización de la obra que no se termina hasta 3 años más tarde, y tras pasar por una reclamación judicial de ejecución, al termino de la cual se pagan otros 5.400 reales. En 1770 se manda dorar la parte interior del sagrario, y en 1773 se dora el resto, por un valor total de 12.505 reales y se compran las imágenes porun valor de 2.152 reales.

 

Asunción de María patrona de Villalba En el mismo retablo, como figura central, aparece la imagen de la patrona de Villalba, y que da nombre a la iglesia, la Asunción de María, acompañada de ángeles.

A ambos lados de la imagen central se encuentran las imágenes de San José, a la izquierda, y la de San Fernando a la derecha.Ambas imágenes, así como el sagrario son del siglo XVII y has formado parte de las Edades del Hombre de Zamora

 

 

 

 

sagrario viejo

 

Es una de las Joyas importantes de nuestra iglesia, está realizado en madera y está policromado, representando escenas de la pasión, y siendo el tema central la RESURECCIÓN. Ha formado parte de las exposiciones de las EDADES DEL HOMBRE en Zamora y está aún en servicio, siendo también la parte principal del monumento sagrado que se instaura durante la Semana Santa

 

 

 

 

 

Galería de imágenes:

 


 

  • Entierro_de_Santiago
  • altarmayor
  • angelote2
  • angustias2
  • angustias3
  • animas
  • asuncionrestaurada
  • baptisterio4
  • belen1
  • belen4
  • belen6
  • coro3
  • cupula0
  • cupula1
  • cupula2
  • cupula3l
  • cupula4
  • iglesia
  • obras1
  • obras2
  • obras3
  • obras4
  • portaviaticos
  • retabloevangelio
  • retablorestaurado
  • reyes 117
  • reyes 118
  • reyes 119
  • reyes 120
  • reyes 121
  • reyes 122
  • reyes 123
  • reyes 124
  • reyes 125
  • sagrario-viejo
  • sanpedro
  • sanpedro1
  • sanpedro2
  • santiago
  • santiago2006
  • santiagocaballo
  • santiagorestaurado
  • sesteban3
  • tablasretablo2

Imprimir   Correo electrónico

Related Articles